Asociación de emprendedores » Ecommerce el futuro de los negocios online.
Marketing

Ecommerce el futuro de los negocios online.

Definición de ecommerce:

Se le da el nombre de ecommerce a la compra y venta que se realiza de forma virtual, es decir, a través del comercio electrónico. Las ventajas que ofrece esta modalidad de servicio que ya utilizan muchas empresas son la comodidad que ofrece a los compradores.

Los clientes de las empresas que utilizan sus tiendas virtuales tienen la posibilidad de hacer sus compras en cualquier momento, veinticuatro horas al día durante todos los días del año evitándose desplazamientos con el cansancio y estrés que ello conlleva.

El ecommerce, comercio electrónico, ha posibilitado una nueva forma de relación entre los consumidores y los vendedores de productos con varias ventajas para ambos, entre ellas la rapidez con la que se dan a  conocer las novedades, en el caso de los consumidores y, en el caso de los vendedores, identificar los gustos y necesidades de sus compradores en menos tiempo que si estuviesen en una tienda física esperando la llegada de clientes y haciendo un balance de ventas al final de cada temporada.

Pero quienes se dedican al ecommerce saben que, en contrapartida a la comodidad y a la posibilidad de contar con muchos más clientes provenientes de cualquier parte del mundo, está la competencia. Los clientes que buscan productos a través de Internet no se conforman con consultar una única página web sino que, ya al realizar la búsqueda se les ofrecen diversas páginas web ofreciendo los mismos productos o similares, como si de una gran calle con tiendas colocadas una al lado de otras se tratase, por lo que no deben dejar de estar atentos a las ofertas de la competencia.

En los negocios virtuales la fidelización de clientes es mucho más importante, también más complicada que en las tiendas físicas pues no existe el trato personal que les hace volver.

 

‘Omnichannel': el mismo servicio, online y offline

“La misma experiencia de adquiere, independientemente del canal que emplees”. Así definen en esta agencia especializada el término de omnichannel, o la integración entre el comercio en línea y off line en las compañías, y que se incluye “en un enfoque de trescientos sesenta grados centrado en el cliente”. Esta transformación implica que el comprador puede elegir por cuál de los canales realiza su pedido y el medio a través del que se comunica con la compañía, pudiendo de este modo acceder a los mismos servicios y atención por cualquiera de ellos.

Si hasta el instante lo común en el comercio electrónico era que las tiendas físicas abrieran tiendas en línea, en los últimos meses ya se ha venido produciendo el movimiento inverso. Tiendas únicamente on line como el gigante Amazon abren tiendas físicas y “otras como Apple las están robusteciendo”, al facilitar la recogida en la Apple Store de productos vendidos en el sitio web. Derivada de esta apuesta aflora otra de las tendencias en auge: la apuesta por la experiencia del usuario (o usuario experience), con la intención de hacer de las tiendas on line, un entorno más natural y asimismo intuitivo donde adquirir.

‘Fast Delivery', la entrega en menos de 24 horas

En los últimos meses, múltiples de los gigantes del comercio a nivel del planeta han apostado por acortar los plazos de entrega como valor diferencial ante sus clientes. Las miradas del campo apuntan a Amazon, como una de las multinacionales que liderarán esta “hiperaceleración de los tiempos de envío”. Próximamente, la compañía de Jeff Bezzos ampliará la lista de destinos en los que ofrece entregas en un mismo día. De la misma forma, 2 mil dieciséis podría ser el año en el que la esperada (y polémica) flota de drones repartidores comience a realizar entregas en las grandes ciudades de USA.

En España, compañías como Glovo están especializándose en servicios de reparto veloz en ciudades, y van a dejar que los clientes puedan percibir las compras a distancia en menos de un día. “La revolución logística se ha transformado en una carrera en la que tanto las grandes tiendas como los operadores de logística se juegan mucho”, explican en Ensalza.

Por el momento, resulta obvio que las grandes marcas no van a desamparar a las grandes campañas publicitarias con rostros conocidos y estrategias de marketing masivo. Sin embargo, la segmentación extrema e incluso la personalización ha ganado enorme peso en los últimos meses.

El uso del big data y las posibilidades que ofrecen los principales operadores de marketing on-line (Google y redes sociales, sobre todo) dejan realizar un retrato robot del usuario y de sus preferencias de adquiere. Un buen ejemplo de esta tendencia es el remarketing, anuncios pensados para rastrear el historial de navegación del usuario. Sin embargo, hay que ser prudentes. En el futuro de este género de prácticas tendrán mucho que decir las políticas de privacidad y de empleo de los datos personales que pongan en marcha gobiernos y asimismo instituciones.

Añadir comentario

Haz clic para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *